Califica post

Cómo crear un formulario que aumente la conversión

Captar el interés de posibles clientes y mantenerlos en contacto son claves para el éxito de la estrategia de marketing. En la 2.0 cuentas con recursos que te apoyan para conseguir este objetivo y en Posicionamiento Web 74 queremos hablarte sobre ellos. En esta oportunidad te diremos cómo crear un formulario que aumente la conversión, optimizando la experiencia del posible cliente mientras lo completa.

Herramienta para generar contactos

En algún momento los usuarios de Internet se han topado con estos campos en los que le piden dejar su nombre y dirección de correo electrónico a cambio de una newsletter o información extra relacionada con el contenido del sitio web. Algunos, de hecho, son tan intrusivos que irrumpen en la pantalla del invitándote a que lo completes.

Se trata de formularios de contactos, un recurso que utilizan los negocios para conseguir datos sobre posibles clientes y así convertirlos en leads, que más adelante pueden concretar una compra o lograr otro objetivo de marketing que se haya planteado la organización. Conseguir que el usuario deje la información es, por sí mismo, una meta que no todos alcanzan por utilizar una herramienta débil tanto estéticamente como en contenido.

Por eso, hoy te diremos cómo crear un formulario que aumente la conversión, agregue usuarios a tu lista de contactos y contribuya con el rendimiento de tu estrategia.

Estructura y diseño del formulario

Una caja poco atractiva, que se confunda con el diseño del resto del contenido quizás pasará desapercibida ante la vista del usuario. Por el contrario, si es demasiado llamativa y tiene colores inadecuados, es posible que lo alarme y, en lugar de llenarlo, se apresure a salir de tu sitio web.

Los formularios de contacto tienen que lucir profesionales, destacar del resto del sitio y, a la vez, ser sencillos y fáciles de completar. ¿Cómo puedes lograrlo? Tomando las decisiones correctas en cuanto a su diseño y estructura. Fíjate en la filosofía de tu marca y sigue esa misma línea para no alejarte de lo que has creado hasta ahora. Esto es: utiliza la misma simbología de colores, haciendo que resalte pero sin perder coherencia.

Las fuentes deben ser claras y fáciles de entender. El tamaño de la caja del formulario debe ser el adecuado y los campos que va a rellenar el usuario tienen que estar ordenados. Si se ve sobrecargado es otra ruta al fracaso, por una parte puede confundir y, por otra, son pocas las personas dispuestas a dedicar mucho tiempo para completarlo.

Los campos para colocar las respuestas tienen que ser acordes a la información que se solicita en cada uno. Resulta tedioso comenzar a escribir y darte cuenta que no tienes suficiente espacio, por lo que las cajas muy pequeñas se convierten en otro motivo para abandonar el formulario.

El botón de enviar es una de las claves para conseguir los datos del contacto. Tiene que tener el tamaño adecuado y ser visible. La mejor posición es al final de la caja y que no esté rodeado de elementos que distraigan la atención del usuario.

Contenido del formulario

Hay diversas razones por las que se incluyen formularios en un sitio web: para conseguir un registro, un mensaje, suscripción a contenidos, iniciar una compra, entre otros. Depende de los objetivos que se haya planteado la marca. Los datos que se soliciten deben ir de la mano con la meta.

Para los formularios de registro lo común es pedir solo el nombre, dirección de correo electrónico y un mensaje opcional, en algunas ocasiones se incluye la ubicación geográfica. Evita pedir información confidencial y pide solo la que sea necesaria para reducir el número de campos al mínimo. Si quieres conocer más datos sobre el usuario, lo puedes hacer más adelante utilizando otros recursos como e-mail.

Las etiquetas deben ser claras y explicar los detalles de lo que se pide en cada requerimiento. En caso de que el formulario tenga más de una página, indícale al usuario en qué parte del proceso se encuentra y cuánto le falta para terminar. De cualquier forma, tiene que ser lo más breve posible.

Evita las restricciones. Es cierto que necesitarás marcar campos obligatorios, pero no exageres. Además, cuando lo hagas, señala cuáles lo son en cada uno y recuérdale con un mensaje que debe completarlos, para que no tenga que devolverse y repetir el proceso.

Los mensajes de error también deben ser visibles. Es preferible que avises sobre el fallo una vez que el usuario haya completado el campo, en lugar de esperar a que termine de llenar el formulario para hacerlo. Especifica dónde está la equivocación para que no se confunda.

Confirmación y seguridad

Resulta complicado que una persona decida llenar un formulario si no siente que su información está en buenas manos. Hay dos formas de ganarte su confianza para conseguirlo. En primer lugar, indícale para qué utilizarás sus datos -y cúmplelo- y, en segundo lugar, incluye certificados de garantía y protocolos de seguridad.

Bien, ya conseguiste que te dejara su información, te corresponde agradecerle por haberlo hecho. Al finalizar el cuestionario incluye una página de confirmación en la que pueda revisar si todos los datos son correctos y hacer las modificaciones que requiera antes de enviar. Y, por último, una página de agradecimiento para que sepa que ya terminó el proceso.

Ya sabes cómo crear un formulario que aumente la conversión. Recuerda utilizar siempre una tipografía legible y motivar al usuario para que lo complete. Mientras más contactos consigas, más oportunidades tienes de vender.